RIESGOS DEL ENTRENAMIENTO HIIT

1) No estás entrenando a suficiente intensidad: Como ya hemos comentado para realizar un entrenamiento HIIT hace falta llevar al cuerpo cerca de su límite.

Conseguir este nivel de intensidad no es fácil, requiere entrenamiento y ser capaz de tolerar una sensación de fatiga altísima.

Es muy común realizar entrenamientos HIIT por debajo de la intensidad necesaria. En estos casos no se conseguirán los resultados esperados y esto puede generar frustración.

La solución es simple: No te engañes.

Decide si quieres centrarte en conseguir resultados aceptando la incomodidad de entrenar a alta intensidad o prefieres tener sensaciones agradables sin sufrir mucho pero sin mejorar mucho tampoco.

2) Alto riesgo de lesiones: Las rutinas HIIT, aunque son muy cortas, tienen un alto impacto sobre nuestro cuerpo.

Si las realizas sin estar preparado físicamente tendrás un alto riesgo de lesionarte.

Además, es muy fácil abusar de ellas.

La recuperación de tu cuerpo es mucho más lenta que lo que tardas a recuperar el aliento. Tu cuerpo necesita recuperarse a nivel químico y esto puede tardar hast 48h dependiendo de la intensidad de la sesión.

Por eso, aunque es muy tentador entrenar solo 20 minutos al día cada día de la semana, la realidad es que con 3 rutinas HIIT a la semana es suficiente.

En caso de sobreenentrenamiento, apareceras las temidas lesiones.

Las más comunes son en los tejidos blandos de las articulaciones:

  • Los ligamentos
  • Los tendones
  • Los músculos alrededor de las articulaciones

A largo plazo puedes llegar a dañar la propia articulación.

Para evitar lesiones es importante incorporar los descansos en tu entrenamiento.

Alterna días de entrenamiento HIIT con días de descansos activo, por ejemplo con una carrera suave.

Para evitar lesiones también es muy importante una nutrición antiinflamatoria y que ayude a la regeneración del tejido. Te recomiendo que sigas la Dieta Paleo. 

3) No es un buen entrenamiento para que tu cuerpo se adapte a deportes de resistencia: El entrenamiento HIIT no es el ideal para correr una maratón si no lo combinas con sesiones de menor intensidad.

Se ha demostrado que las sesiones de entrenamiento HIIT a pesar de ser tan cortas tienen impacto sobre los niveles de resistencia metabólica.

¡Pero no ocurre lo mismo sobre los tejidos!

Para correr una maratón, tus músculos, tendones y articulaciones deben adaptarse al impacto que supondrá correr por ejemplo durante 3 o 4 horas seguidas.

En todo caso, las rutinas HIIT son un buen complemento para aumentar el ritmo ya que se sube el umbral anaeróbico y aeróbico, pero no puede sustituir a las sesiones largas.

 

Fuente: www.mhunters.com